domingo, 13 de junio de 2010

¿Es usted un Ni-Ni?

¿Quiere saber si usted entra dentro de esa subcategoría recién inventada en la historia política venezolana, odiada y a la vez bien cuidada por los dirigentes? Le ofrezco entonces esta guía práctica para que descubra de qué lado de la política está.

Lea bien cada una de las siguientes oraciones y marque la opción que mejor le describa:

- Si usted está decepcionado de la opción política a la cual era seguidor, pero la otra parte no lo convence. Usted no es un Ni-Ni. Es un despechado.
- Si usted en el fondo, tiene una posición política que esconde. Tranquilícese. Usted no es un Ni-Ni. Es miedoso.
- Si le molesta el gobierno, pero no es capaz de ir a una marcha, de cacerolear o de levantarse a votar. Usted no es Ni-Ni. Es flojo.
- Si el día de cualquier elección usted tiene programado un viaje a la playa, una parrilla o una boda. Usted no es Ni-Ni. Es irresponsable.
- Si a usted le parece que ningún candidato, sea del bando que sea, sirve para dirigir el destino de ese país. Usted no es Ni-Ni. Es evangélico, siga esperando a Cristo.
- Si a usted le parece que los gobiernos de la cuarta república todavía tienen la culpa de lo que está pasando. Usted no es Ni-Ni. Es un traumatizado.
- Si usted cree que HCF es el único presidente que ha tenido Venezuela. Usted no es Ni-Ni (ni chavista). Es muy joven aún.
- Si a usted le parece que hacer pública su posición política le hará merecedor de persecuciones, retaliaciones, privaciones. Usted no es Ni-Ni. Es un paranóico.
- Si teme que por manifestar públicamente, ante familia, amigos y conocidos, que le gusta determinada corriente política será rechazado o marginado. Usted no es Ni-Ni. Es gay. Atrévase.
- Si la sola idea de comentar en su casa que simpatiza por una corriente política le aterroriza por lo que pueda pensar su mamá, papá o abuela. No es Ni-Ni. Sufre de complejo de Edipo o Electra. Trátese.


Si no se identifica con ninguna de las anteriores sentencias, usted forma parte de la minoría de este país que está claro que en la política hay que participar y votar. Busque al que no y convénzalo de que vote. Habrá hecho patria.

Si cree que hay alguna de estas que le identifica, déjese de pendejadas. Vaya a votar y deje de soñar con un mundo ideal. La realidad está ahí. Aquí y ahora.

jueves, 10 de junio de 2010

Es la distribución… ¡Idiota!

80 millones de kilos de comida podrida no se pueden ocultar fácilmente. Ni siquiera las cadenas maratónicas diarias con las visitas guiadas por las fábricas expropiadas o con interminables entrega de credititos a psudoempresarios. Tampoco se pueden ocultar quemando rápidamente, porque siempre se verá el humo y siempre habrá un fotógrafo.

Uno de los argumentos que el dictador ha establecido para apuntalar su campaña Guerra Económica es que luchará contra los especuladores y las roscas. Que los empresarios explotan a los productores comprándoles la material prima barata y luego venden el producto caro. En su pensamiento básico, no puede comprender lo que vale un flete, que el transporte vale dinero, que la gasolina es regalada pero los cauchos, aceite, repuestos peajes y matraca cuestan muchos bolívares fuertes. Que los almacenes son realidades, que los depósitos no esconden nada y que las fechas de vencimiento son una carrera contra el tiempo para todo un sector muy difícil de expropiar: el logístico.

El dictador no entiende, ni nadie en su gobierno, que entre la producción y el comercio hay distancia y tiempo. Por eso los millones de kilos de comida podrida. Por eso muestran las fábricas expropiadas en actividad y ocultan los anaqueles vacíos de los mercales y pdvales. No entra en su cabeza que la logística militar es muy diferente a la logística comercial. Mucho más complicado es que un ama de casa pueda hacer un mercado en un solo lugar que movilizar una tropa de soldados.

La distribución no es una actividad tan visible como la manufactura y la venta. No es “comprable” en una negociación con ningún país aliado; no es fácilmente expropiable, pues activarla es mucho más complicado que un botón on-off; no es decretable aunque sea voluntad del dictador comandante presidente.

80 millones de kilos de comida podrida no se pueden ocultar fácilmente. Ni que se trate de responsabilizar a otro. La putrefacción de la Revolución Bonita y maloliente es responsabilidad de Hugo. Y eso no le gusta ni al chavismo ni a la oposición ni ni ni...

martes, 8 de junio de 2010

Del contraataque a la percepción y la desesperación


Candanga, de acuerdo con la Real Academia Española, tiene tres acepciones: “diablo”, “ocupación o situación que produce molestia o hastío” y ”embrollo”…

Durante estos últimos tres meses hemos presenciado como se han encendido nuevamente los motores electorales en Miraflores. El objetivo del dictador es, en primer lugar, hacerse del control de la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional y, de segundo, seguir trepado en la ola ganadora hasta las elecciones de 2012 y continuar así con su presidencia indefinida.
Pero en 2010 se le ha visto el bojote a la revolución, ya no tan bonita. En menos de seis meses hemos padecido devaluaciones, crisis energética, divisiones en el chavismo, incremento descontrolado de la inseguridad, caída en picada del PIB y, la paradoja entre el desabastecimiento y los millones de kilos de comida podrida.

En medio de esto, sobre todo durante los últimos tres meses, el dictador ha estado fajado con una estrategia hacia la opinión pública que no le veíamos desde los desconcertantes episodios de 2002, algo que él se ha encargado de llamar el “contraataque”.

Está reactivo. Busca desesperadamente callar las voces que muestran todos los días las grietas profundas de la revolución. Necesita por el medio que sea que lo “perciban” como eficiente, capaz, responsable. Responde a las acusaciones de los medios, confiesa que ve Globovisión, lee nuevamente los foros dominicales de El Nacional y revienta con los resúmenes de prensa internacional donde sus antiguos aliados lo ignoran o critican.

Además, con bombos y platillos, anunció su incorporación al Twitter (dónde se combinó el nombre con el adjetivo “candanga”) y abrió un egocéntrico blog con su nombre para atender la indiscriminada demanda del pueblo.

Había perdido la costumbre de escuchar directamente a la gente y sus problemas cuando se dio cuenta que eran su responsabilidad. Había evitado los encuentros personales con “el pueblo” y puso una muralla con ellos hecha con todos los ineficientes gobernadores y alcaldes rojos, dizque por recomendación de Fidel. Ya no leía los papelitos y la Casa Militar dejó de recogerlos, pues no hay manera de canalizarlos.

Twitter lo puso a él en un real “contacto con la realidad”. No el falso y manipulado micro que pasa VTV, sino con la cruda e inclemente demanda de los venezolanos que aprovecharon el canal directo para llenarlo en poco tiempo de millones de peticiones e insultos, más que de mensajes jalabolosos. Con su Blackberry recién comprado, se desvive y se desencaja, obsesivo, en leer todo lo que le dice el real pueblo y que no pasa por la autocensura a la que lo someten sus cada vez más numerosos, gordos y cubanos anillos de seguridad.

Hará lo que sea por mantener su poder y su estatus, aunque eso represente llevarse por el medio, por cualquier medio, a sus enemigos. Tiempos difíciles nos esperan, pero el final ya no se ve tan lejos.

sábado, 13 de febrero de 2010

De las primarias y la legitimidad

En la palestra pública ha estado desde hace meses el debate acerca de la necesidad de establecer elecciones primarias para los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional. No sólo entre los que hoy día se oponen al régimen, sino incluso de parte del propio partido oficialista que, en voz de su líder (espada en mano) anunció las elecciones por la base de los aspirantes rojos.

Como muchos argumentos políticos se han dado para apuntalar la conveniencia entre si los candidatos deben ser elegidos o escogidos en un consenso –bien sea de partidos o por el “consenso” del dedo dictador— haré referencia a un viejo estudio acerca de liderazgo y de la legitimidad de los líderes (“Studies in leader legitimacy, influence and innovation”, de Hollander y Julian en 1970).

De acuerdo con este análisis, el liderazgo se fundamenta en tres conceptos: el intercambio de recompensas, créditos idiosincráticos y la legitimidad. Vamos a detenernos en este último.

La legitimidad del líder, de acuerdo con Hollander, “procede de la autoridad concedida a su rol, del origen de esa autoridad y de un conjunto de impresiones que los seguidores mantienen acerca de la competencia y motivaciones del líder”. Ésta podrá evaluarse a través de la favorabilidad con la que los seguidores responden al líder, aceptando su influencia y evaluándole de manera positiva.

El origen de la autoridad, de acuerdo con los resultados de estos estudios, es el factor decisivo en la influencia posterior y en la aceptación del líder por parte de los seguidores. Así, los líderes elegidos en comparación con los designados son mejor evaluados siempre que estos sean competentes para el logro de las metas y se conformen pronto a las normas del grupo. Asimismo, los servicios prestados por un líder elegido, aun siendo los mismos por un líder designado, son más valorados por el grupo y resultan más reforzantes para los seguidores.

Ahora, tanto para chavismo u oposición ¿qué es lo más conveniente?

sábado, 6 de febrero de 2010

¿Qué hacemos con la bola?


Esta semana, entre la boutique de trapos rojos de la dictadura, tuvimos uno de lo más local, irónico y divertido: la posible orden de la Alcaldía de Libertador de bajar el globo o bola de Pepsi que lleva décadas posado en la cumbre de la Torre Polar, en la Plaza Venezuela.

Las razones que arguyó un tal director de control urbano de nombre “Gorka” (que casualmente en vasco es “Jorge”) es que la pelota rojiazul no ha tenido el mantenimiento necesario y que viola alguna norma de la municipalidad que, seguramente, aún no ha sido escrita. Por tanto, sugirió que la corrosión producto de la intemperie puede hacer que esta estructura, según él, de 80 toneladas pueda, literalmente, caerle en la cabeza a cualquier transeúnte desprevenido que camine por la Plaza Venezuela (hoy cada dìa menos común, pues ¿quién puede caminar descuidadamente por ahí?)

Como buen trapo rojo, no faltaron un par de arquitectos dispuestos a declarar en los medios que, efectivamente, la bola y la taza “afean la ciudad”, sin tener la delicadeza de mencionar los íconos de la belleza urbana como el Helicoide, el BusCaracas, la torre quemada de Parque Central, la rivera del río Guaire, las impecables avenidas Baralt, Libertador y Casanova, el cada vez más remosado Teatro Teresa Carreño, el segurísimo Parque de los Caobos…


¿Qué hacer con la condenada bola? Aquí algunas ideas que llegaron por ahi:

“Enviársela a Esteban para que se la ponga de collar!”

“Que Esteban se la ponga de collar y se lance en la fosa de Cariaco”

“Yo sugiero que metamos adentro a Esteban, Jorge Rodríguez y a todos los ministros y los ponemos a rodar hasta Caucagua”

“Que se la donen a Fuerte Tiuna para que nuestros militares tengan al menos una bola...”

“Llevémosla a la Serie del Caribe y se tira como el primer lanzamiento… Claro, como catcher ponemos a Esteban de Jesús”

“La llevamos a la Asamblea Nacional, con la bola sustituimos la cúpula del edificio y con el hilo luminoso conectamos a los diputados”

“Prestémosle la bola a Los Leones del Caracas para ver si de ese tamaño si la atrapan”,

“Las de Esteban están perdidas, por lo gordo, así que envíensela para que tenga una cuando tenga que reconocer que está equivocado”

“La ponemos en el foyer y que la gente venga y la sobe para que se cumplan sus deseos”

“Esa bola es emblemática, la he visto allí por años, que tal si se coloca cerca de uno de los principales estadium del país. O que la adecúen para transformarla en un kiosko para expender bebidas..."

“Yo la colocaría en una redoma como una fuente”

“Yo de la convertiría en transbordador espacial y metemos a Esteban y a su comitiva pa’ mandarlos pal co..!”

“Podemos ponerla en un patio y usarla como la ruedita de ejercicio de los hamster”

“La podemos poner en un súper árbol de navidad”

”Yo opino que la reservemos para ponérsela de grillos en el pie a Esteban cuando lo metamos preso.... Seria divertido verlo asfaltando la calles de Caracas con la bola en el pie!!”

“Metemos a Esteban adentro y la dejamos rodar desde el Guarairarepano...por ahi pa' bajo! Luego lo sacamos para ver si quedó mareao!”

“Ponerla como terraza en un bar, o la convertimos en una sala de fiestas, o en varios salones de reuniones o en salas para centro de estudios”

“La podemos usar como autobús. La ponemos en la autopista, nos metemos adentro y rodamos como una bigfoot. Se acabaron las colas”

“Sala de conciertos, discoteca temática por pisos…”

“La ponemos de habitación-observatorio en la azotea del Aladín (360•) tarifa Diamante…”.

“Convertirla en una Balsa Trono para mandar a Esteban a Cuba”

“Amarrar a Esteban a ella y dejarla caer por la bajada de Tazón”

sábado, 30 de enero de 2010

¿Quieres ser un agente de la CIA?


Cada vez que escucho –y cada vez es menos- las declaraciones y acusaciones de los voceros de la dictadura sobre cualquier hecho, me preguntaba, al igual que la mayoría (me imagino), si de verdad era posible que todo el mundo que no estuviera a favor de los absurdos de la revolución fuese de la CIA.

Más allá de tratar de desmontar esa generalización, me intrigaba más saber si de verdad uno podía mandar su cv y ser contactado por algún funcionario de recursos humanos del buró de inteligencia gringo para alguna entrevista.

En esta disertación improductiva di con el portal de la mismísima CIA y reparé en el link asociado con las “Oportunidades de Carrera”. Aun cuando no conseguí ninguna vacante para agitador de oficio o desestabilizador de la revolución bonita, si me topé con una larga lista de vacantes, que pueden interesar pues a más de uno.

Es asi como, para el momento, la gente de la CIA busca como cualquier empresa u organismo gente para recursos humanos, servicios médicos, lideres de proyectos, ingenieros, educadores, geógrafos, cartógrafos, etc. Pero también tienen una búsqueda de unos perfiles particulares para "servicios clandestinos".

De los casos más interesantes está un cargo de Especialista en Gestión y Búsqueda de Información de Inteligencia (en criollo, espía), que es una persona que gestiona la búsqueda, evaluación, protección y difusión de la inteligencia en bruto. Ellos "sirven de puente entre los consumidores de inteligencia - los políticos y la Comunidad de Inteligencia- y los colectores principales en el extranjero que están manejando las fuentes de inteligencia".

Estos tipos, (que deben ser millones en nuestro país, según el PUSV) deben tener algunas competencias como excelente comunicación oral y escrita, expertos en el manejo del tiempo y la multitarea, pensamiento estratégico, "adictos a las noticias" capacidad para trabajar bajo la supervisión mínima...

Entre los requisitos “una licenciatura y un excelente expediente académico (promedio mínimo de 3.0), con un fuerte interés en los asuntos internacionales, sólidas habilidades interpersonales y de pensamiento crítico y la capacidad de escribir e informar con claridad y precisión”. Prefieren a los que han podido viajar con frecuencia o dominar idioma extranjero, especialmente de Eurasia, Asia Oriental y el Oriente Medio. Como si fuera poco, “interés demostrado en los negocios internacionales, las finanzas o las relaciones, la economía, la ciencia física o nucleares, biológicas o químicas de ingeniería sería un plus”.
Los sueldos van entre 50 mil y 80 mil dólares al año. Nada despreciable, sin Cadivi ni devaluación.

https://www.cia.gov/careers/index.html

jueves, 28 de enero de 2010

“Si no te metes en política…”

Era la frase común durante la dictadura. Si no te metes en política, no te llevan preso. No se meten con tu familia, no te fastidiará la policía…
El sentimiento de la antipolítica ha sido prácticamente un rasgo distintivo de nuestra cultura. Durante años, los políticos fueron catalogados en Venezuela como el grupo social que portaba la bandera de la deshonestidad, la comodidad, la viveza y la vida fácil. Si tu eras un buen profesional no pensabas ni remotamente en trabajar para el Estado, o ser funcionario, so pena de ser catalogado de mediocre. Mucho menos militar en un partido político (qué raya) formar parte de la junta de condominio (no tengo tiempo para eso), sociedad de padres (eso es para gente que no trabaja) o centro de estudiantes (eso es pa los flojos).
Consecuentemente dejamos de ir a votar y, lógicamente, se pusieron de moda los “independientes”, candidatos que pescaron en este revuelto e indiferente río, para obtener posiciones dentro de las instituciones gubernamentales. Muestra de esto: en las elecciones de 1998 entre los candidatos de mayor preferencia estaba una exmiss y un exmilitar... El resto de la historia la sabemos.
Hoy vemos las consecuencias de esto, no sólo en el nefasto modelo de gobierno que dictatorialmente instaló el ex militar Chávez Frías, sino en el vacío generacional que hay entre la “vieja” generación política y los nuevos líderes que han ido surgiendo del movimiento estudiantil; y en la grisácea, cómoda e indiferente posición de los ni-ni. Una grupo que no arrima al mingo, no lava, no presta la batea, no jode y se deja joder.
Un ni-ni es un hijo de la antipolítica que no tiene la más peregrina idea de cómo participar ahora, cuando se da cuenta que más hace falta.

domingo, 24 de enero de 2010

23 días de enero

No ha habido sosiego en los primeros 23 días de 2010 para Venezuela. Tampoco los hubo en los primeros 23 días de 1958.
Más allá del desespero que nos puede generar a los venezolanos los atropellos que del actual régimen de Hugo Chávez, pareciera que algunos factores importantes se están sumando para desatar una crisis importante en los cimientos de la mal llamada revolución. Analizarlos recordando el nacimiento de la democracia, puede ayudarnos a comprender y actuar.

El derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez se concretó el 23 de enero de 1958, luego de que una serie de factores confluyeran para que se desmoronaran las bases de un régimen violador de las libertades ciudadanas.
- La crisis militar resultante de la división entre los componentes de la Fuerza Armada Nacional y la insurrección de varios oficiales de la Fuerza Aérea de Maracay, el 1º de enero de 1958, liderada por el coronel Hugo Trejo.
- Una acentuada crisis política en que se generó entre los miembros del gobierno luego de las abismales divisiones que dejó el plesbicito de diciembre de 1957. Este hecho hizo que Pérez Jiménez realizara cambios en el gabinete y que dos de sus hombres más cercanos –Laureano Vallenilla, ministro del interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía de la Seguridad Nacional– salieran del país.
- La publicación de manifiestos en contra del gobierno (considerando que hasta entonces la libertad de expresión era un chiste y las represalias eran abundantes) de diferentes instituciones nacionales (la prensa, gremios profesionales, la banca, sindicatos, etc.) lo cual condujo a la huelga general, del 21 de enero, movilizada por la Junta Patriótica.
- Es destacable que una de las chispas que sumaron a este movimiento la había iniciado la Iglesia Católica, cuando tomó partido e hizo que se leyera en todos los púlpitos el manifiesto "Pastoral con motivos de la fiesta de San José Obrero", el 1º de mayo de 1957, en el cual se criticaba la situación social del país.

Todo esto sucedió hace 52 años. Sin embargo, la experiencia vivida puede darnos claves para la acción hoy día.
- La crisis económica que se ha generado, luego de la crisis mundial, por la nefasta política que ha impulsado el gobierno, más orientada a la búsqueda de mantenimiento en el poder del dictador que al desarrollo del país. Entre las consecuencias están el anuncio de la devaluación de 50% de la moneda, que recorta en igual proporción el poder adquisitivo de los venezolanos, le otorga más recursos al gobierno para financiar su constante campaña, lo cual incrementará el gasto público y la indetenible inflación. En este renglón se suman las cada vez más frecuentes expropiaciones del gobierno a empresas privadas, que han hecho un Estado de dimensiones incomesurables y extrañadamente ineficiente; y las intervenciones a una cantidad de bancos propiedad de inescrupulosos “boliburgueses”, que se hicieron de pingües ganancias por el manejo corrupto de los abundantes recursos del Estado.

- La crisis de servicios. Un factor novedoso si se compara con el régimen de Pérez Jiménez, al que más bien se le alabó por su tinte “progresista” que resultó en la “revolución del concreto”: el gobierno que ha tenido más obras en la historia. La crisis de servicios tiene que ver con la desinversión sostenida en los servicios básicos (agua, teléfono y luz, especialmente este último) que ha puesto en jaque la sustentabilidad de las empresas prestadoras de servicio (que cayeron en manos del gobierno por las expropiaciones) y de la calidad de vida básica de los venezolanos, con racionamientos programados o no y la automática generación de un rechazo de todos los sectores del país.

- La proximidad de las elecciones de diputados para la Asamblea Nacional, programada para septiembre de 2010, augura una segura pérdida de poder dentro de esta institución para el actual partido oficial. Esto podría generar un cisma de magnitudes importantes entre las filas del chavismo, sobre todo entre aquellos cuyas aspiraciones de poder a corto plazo puedan contrastar con la necesidad de, paradójicamente, mantener el estatus quo, de Hugo Chávez. De acuerdo a cómo se capitalice en estos meses el descontento derivado de los factores anteriores dependerá la obtención para el gobierno o la oposición de la mayoría parlamentaria.

- El cierre de medios de comunicación (canales de televisión y emisoras de radio) con líneas editoriales adversas al gobierno.

- El sostenido liderazgo que ha evidenciado el movimiento estudiantil que, luego de despertar en 2007, ha ido capitalizando la protesta creativa, valiente y eficaz, con la consecuente obtención de pequeñas, pero enfocadas e importantes, victorias.

Sin embargo, hay tres elementos que parecieran faltar para cerrar un círculo similar al de enero de 1958.
- La unión de los partidos (y lógicamente con el incremento real de su militancia) pareciera no terminar de consolidarse. Esfuerzos como la “Mesa de la Unidad”, no cuentan con la suficiente vigorosidad como para liderar una oposición más contundente. Tampoco hay una propuesta evidente que le proporcione seguridad a los ciudadanos indecisos como para terminar de brindar el apoyo.

- El manifiesto público de rechazo por parte de figuras importantes del empresariado (no los representantes de las cámaras que han perdido mucha credibilidad pública) a un régimen amenazante y violador de los derechos básicos como a la propiedad privada y libre ejercicio de la actividad económica.

- Un movimiento sindical unido. El chavismo infiltró los movimientos sindicales y esta pugna terminó de debilitar a este sector, aun cuando algunos de los que pertenecen a las empresas expropiadas han comenzado a reaccionar por no obtener los beneficios esperados.

- El manifiesto contundente de instituciones de alta credibilidad e impacto como la Iglesia Católica; que si bien ha hecho pronunciamientos puntuales acerca de violaciones a derechos humanos, no ha establecido acciones más trascendentales como en otrora.

- Por último, el asunto militar. La caja negra de la Fuerza Armada Nacional se terminó de sellar luego de los alzamientos de 2002 a punta de la depuración sostenida y quirúrgica del alto mando, los groseros privilegios económicos, un bombardeo ideológico en las formaciones, y la intervención de la inteligencia cubana para detectar y alertar acerca de cualquier tipo de disidencia.

Mucho camino falta, aunque el norte parece claro para la mayoría por la cantidad de lecciones aprendidas: luchar por que se den las elecciones de septiembre con masiva participación y por la unidad de los partidos son las acciones más importantes para salir de los abusos del actual régimen.