jueves, 10 de junio de 2010

Es la distribución… ¡Idiota!

80 millones de kilos de comida podrida no se pueden ocultar fácilmente. Ni siquiera las cadenas maratónicas diarias con las visitas guiadas por las fábricas expropiadas o con interminables entrega de credititos a psudoempresarios. Tampoco se pueden ocultar quemando rápidamente, porque siempre se verá el humo y siempre habrá un fotógrafo.

Uno de los argumentos que el dictador ha establecido para apuntalar su campaña Guerra Económica es que luchará contra los especuladores y las roscas. Que los empresarios explotan a los productores comprándoles la material prima barata y luego venden el producto caro. En su pensamiento básico, no puede comprender lo que vale un flete, que el transporte vale dinero, que la gasolina es regalada pero los cauchos, aceite, repuestos peajes y matraca cuestan muchos bolívares fuertes. Que los almacenes son realidades, que los depósitos no esconden nada y que las fechas de vencimiento son una carrera contra el tiempo para todo un sector muy difícil de expropiar: el logístico.

El dictador no entiende, ni nadie en su gobierno, que entre la producción y el comercio hay distancia y tiempo. Por eso los millones de kilos de comida podrida. Por eso muestran las fábricas expropiadas en actividad y ocultan los anaqueles vacíos de los mercales y pdvales. No entra en su cabeza que la logística militar es muy diferente a la logística comercial. Mucho más complicado es que un ama de casa pueda hacer un mercado en un solo lugar que movilizar una tropa de soldados.

La distribución no es una actividad tan visible como la manufactura y la venta. No es “comprable” en una negociación con ningún país aliado; no es fácilmente expropiable, pues activarla es mucho más complicado que un botón on-off; no es decretable aunque sea voluntad del dictador comandante presidente.

80 millones de kilos de comida podrida no se pueden ocultar fácilmente. Ni que se trate de responsabilizar a otro. La putrefacción de la Revolución Bonita y maloliente es responsabilidad de Hugo. Y eso no le gusta ni al chavismo ni a la oposición ni ni ni...

No hay comentarios:

Publicar un comentario